La industria creció 9,7% en noviembre, con sectores al límite


Con un uso de la capacidad instalada récord que puede elevar la presión alcista sobre los precios de la economía, la actividad industrial aumentó un 9,7% en noviembre con relación al mismo mes del año anterior y un 1,2% respecto de octubre, según la medición desestacionalizada del estimador mensual de la industria (EMI), que ayer difundió el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La medición con estacionalidad arrojó un aumento del indicador del 9,9% en forma interanual. Ese dato fue anticipado esta mañana por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante un acto en la Casa Rosada, en el cual se anunció un plan de ahorro energético muy bien recibido por los sectores productivos.

Ocurre que una de las razones del buen desempeño de la industria el mes pasado fue que las fábricas han acelerado el ritmo para recomponer los stocks de mercadería que no pudieron producir durante el invierno por los cortes de gas y electricidad, pero también porque prefieren producir ahora, cuando no hay restricciones, y reducir el nivel de trabajo ante la posibilidad de que el verano castigue nuevamente el suministro energético.

Con el resultado de noviembre, la actividad fabril acumuló una expansión de 7,3% en los primeros 11 meses de este año respecto del mismo período de 2006. De enero a noviembre del año pasado, la producción había aumentado un 8,2 por ciento.

El aumento del 9,7% fue el más importante del año y nuevamente estuvo impulsado por la industria automotriz, que registró un alza del 23,3% en un año.

El uso de la capacidad instalada se ubicó en el 79,3%, una cifra inédita para la industria, que muestra el apuro de los empresarios por elevar el stock de mercadería. Analistas coinciden en que un nivel de uso de recursos tan alto es un reflejo de la presión que los consumidores ponen sobre el sector productivo, y que bajo ciertas circunstancias puede elevar la presión alcista sobre los precios.

Al límite

Seis sectores trabajan al límite, por encima del nivel general de la industria. Se trata de la industria metalúrgica (95,8%), la refinación de petróleo (94,8%), la de productos textiles (85,7%), la de productos del tabaco (80,7%), la alimenticia (80,5%) y la de papel y cartón (79,5%). Además de la industria automotriz, se destacó en la medición interanual el desempeño de la industria metalúrgica (18,2%), la del tabaco (22%), la molienda de cereales y oleginosas (25%), la de agroquímicos (13,1%), la de manufacturas de plástico y la metalmecánica, excluida la automotriz (14,3 por ciento).

La contracara estuvo en la industria láctea, cuya producción se redujo un 7,9%, con lo cual acumuló en los primeros 11 meses una caída del 8,6%. El Gobierno intenta cerrar un acuerdo con el sector que garantice la estabilidad del precio interno de la leche.

Cantidad de páginas: 1

Deja tus comentarios