Desarrollo sustentable


Definiciones, principios y políticas según Herman E. Daly.

Al abordar el estudio del desarrollo sustentable surgen dos grandes respuestas sobre la noción de este último concepto, la primera indica que la utilidad de las futuras generaciones no debe ser declinante; la segunda sostiene que el flujo total debe ser sostenido. Es decir, el flujo físico de los recursos desde las fuentes naturales, que pasa a través de la economía y regresa a los sumideros naturales, no debe ser declinante, con lo cual el capital natural se mantiene intacto.

Si bien en la teoría económica la “utilidad” es un concepto básico, no así el “flujo total”. En consecuencia, incorporar el concepto de flujo total fuerza el reconocimiento de las restricciones que las leyes físicas imponen a la economía. La sustentabilidad es una manera de sostener el valor de la longevidad y de la justicia entre generaciones, a la vez que se reconoce la mortalidad y los límites de toda cosa. Ya que gran parte de los flujos intercambiados son recursos no renovables; la vida esperada de nuestra economía es mucho más corta que la del universo. La sustentabilidad, en el sentido de la longevidad, requiere basarse de manera creciente en la parte renovable del flujo total y una voluntad para compartir la parte no renovable entre muchas generaciones.

En cuanto al desarrollo prima la teoría del “desarrollo como crecimiento global” y aquí nuevamente está en discusión dicha aseveración, sea por razones vinculadas con la sustentabilidad ambiental como por lo que atañe a la equidad social. A medida que la macro economía crece en sus dimensiones físicas (el flujo total), no lo hace en el vacío infinito. Crece y se establece sobre un ecosistema finito, incurriendo por lo tanto en costos de oportunidad del capital natural disponible y de sus servicios. Estos costos de oportunidad (agotamiento, polución, eliminación de servicios brindados de ecosistemas) pueden ser, y a menudo son, mayores que los beneficios productivos adicionales, fruto del crecimiento del flujo total que los originó. De este modo, los límites ecológicos están convirtiendo rápidamente el “crecimiento económico” en crecimiento “antieconómico”, haciéndonos más pobres y no más ricos.

Desarrollo Sustentable

Según Daly, el desarrollo sostenible supone una gestión de recursos renovables sometida a dos principios: las tasas de recolección de recursos deben ser menores o iguales a las tasas de regeneración; y las tasas de emisión de residuos deben ser menores o iguales a las capacidades naturales de asimilación de los ecosistemas donde se emiten los residuos.


Aún si el crecimiento no acarreara costos ambientales, parte de lo que llamamos pobreza y bienestar es función de un ingreso relativo más que absoluto, o sea, de las condiciones sociales de la desigualdad distributiva. El crecimiento no puede mejorar el ingreso relativo de todos. En la medida que la pobreza y el bienestar son una función del ingreso relativo, el crecimiento resulta incapaz de afectarlas. Si la política para combatir la pobreza es considerada el crecimiento global, la banalidad y el derroche del crecimiento destinado a satisfacer las necesidades relativas de los ricos no puede ser ignorado. Incorporar el flujo total en la teoría económica como un concepto básico nos permite ver que los problemas del tipo descrito son necesariamente generados en paralelo con la riqueza. Cuando un flujo creciente genera males a mayor velocidad que la riqueza, su crecimiento se ha hecho antieconómico.

 

Cantidad de páginas: 2

Deja tus comentarios