PEHUENSAT-1 y las PYMES


El Centro INTI-Aeronáutica y Espacial se prepara para asistir a las pymes en la fabricación de las partes necesarias para el ensamblado de un satélite educativo.

Con el objetivo de potenciar e incrementar la experiencia en la tecnología espacial, el Centro INTI-Aeronáutico y Espacial está a punto de cerrar un convenio de colaboración científica con la Universidad de North Dakota, en Estados Unidos. Dentro de este acuerdo se está trabajando en la elaboración de un convenio particular que apunta a la construcción de satélites educativos del tipo de microsatélites.

 

PEHUENSAT-1. La idea es replicar la experiencia de este satélite trabajando con pymes.

El Dr. Raúl Mingo, director del centro que propulsa este acuerdo, resaltó que el rol del INTI se vería en la colaboración en aspectos tecnológicos que permitan que pymes nacionales puedan participar en este proyecto, apuntando como objetivo de fondo que éstas se preparen como oferentes a proyectos nacionales e internacionales que se potenciarán en un futuro inmediato.
Los microsatélites son pequeños y sirven con fines educativos para la formación y capacitación en tecnologías espaciales de los actores que intervienen en el proyecto, de forma tal que se puedan ir introduciendo en todos los aspectos relacionados con esta rigurosa tecnología. Todo esto comprende desde contactarse con los sectores encargados del lanzamiento, el aporte económico, el diseño y la construcción. “Estos satélites tienen una carga útil que puede ser una experiencia que quiera realizar alguna universidad con algún tipo de proyecto o medición”, apuntó el ingeniero, resaltando que los objetivos son siempre con fines pacíficos.

La intención es que el Instituto apoye a las pequeñas y medianas industrias introduciendo las tecnologías necesarias para que estas empresas puedan elaborar componentes de microsatélites. Mingo describió el aporte y realizó una apuesta a futuro: “En la parte satelital intervienen sectores de la industria pyme como metalmecánica, plásticos, electrónica y química, entre otros. Son pymes que ya trabajan para la industria automotriz, que ya hoy en día tiene una exigencia bastante alta. Refinando algunas cosas, la Argentina puede ser cómodamente un país de oferta de tecnología espacial”. Los repuestos y elementos que se fabricarían deben alcanzar altos estándares de seguridad y calidad como para soportar las severas condiciones térmicas y de vacío propias del espacio.

El convenio con la Universidad de North Dakota se firmará a fines de este mes y se trabajará inmediatamente en el convenio particular referente a la construcción de seis microsatélites. Este proyecto sería una continuación del proyecto que involucró al Pehuensat-1, construido y diseñado en colaboración con la Universidad de Comahue y la Asociación Argentina de Tecnología Espacial (AATE), de quienes se espera también una activa participación en este proyecto. Mingo resaltó la participación del ingeniero Pablo de León, presidente de AATE y miembro de la Universidad de North Dakota, quien además de ser el líder de este proyecto, ya cuenta con la experiencia, entre otros antecedentes espaciales, del lanzamiento del Pehuensat-1 y los contactos necesarios para el lanzamiento.

“En las gestiones preliminares, la idea es construir estos seis microsatélites educativos con tecnología argentina a nivel pyme”, profundizó Mingo. La ventaja de trabajar con estas empresas radica en que “hoy en día las pymes tienen una relevancia muy importante en el mundo. Armar un satélite es armar un mecano de múltiples piezas de muy buena calidad, y eso se podría lograr mas eficientemente con empresas focalizadas. Es cierto que los componentes de los satélites son muy variados y de distinta calidad y rigurosa elaboración, pero con la colaboración que pretendemos prestar a las pymes involucrando a toda la base tecnológica del INTI podemos hacerlo”. Con la próxima apertura de una sede del Centro INTI-Aeronáutica y Espacial en Córdoba, la intención es buscar pymes interesadas de esa región, como así también del Gran Buenos Aires, que están vinculadas con la actividad aeroespacial. Asimismo se está trabajando en abrir otra sede del centro en La Plata, con lo cual, sumado a la sede del Parque Tecnológico Miguelete (PTM), Mingo consideró: “Cerraríamos el triángulo de influencias aeroespacial de las cuatro universidades que poseen Ingeniería Aeronáutica entre sus carreras (Córdoba, La Plata, Haedo y el IUA) y con las cuales pretendemos trabajar”.

Un futuro espacial
El martes 24 de mayo se llevó a cabo en la Sede Central del INTI el seminario “Impacto y posibilidades de la tecnología espacial en la producción y desarrollo nacional”, donde participaron representantes no sólo del Instituto sino de la Universidad de North Dakota, y la Asociación Argentina de Tecnología Espacial. Durante la jornada se trataron temas como el estado de la actividad espacial en el país y las oportunidades de las pymes de insertarse en esta industria, la tecnología espacial en la agroindustria, el futuro cercano de la actividad y el “efecto salpicadura” que lleva al resto de las industrias, y un proyecto en conjunto entre la NASA y Argentina para pensar los impactos futuros de una misión a Marte, a llevarse a cabo en la Base Marambio.

Contactos:
Raúl Mingo, raul@inti.gob.ar
INTI-Aeronáutica y Espacial

Fuente: http://www.inti.gov.ar/sabercomo/sc101/inti6.php

Cantidad de páginas: 1

Deja tus comentarios